0

A tener en cuenta si instalamos repartidores de costes II

En el post anterior comenzamos a hablar de los puntos que tenemos que tener en cuenta cuando vamos a adquirir un sistema de repartidores de costes de calefacción y hablamos del sistema de adquisición de repartidores de costes. En esta segunda entrada de la serie, vamos a hablar del sistema de lectura y de quien nos realiza la venta de los repartidores.

En cuanto el sistema de lectura, podemos tener un sistema de lectura abierto o un sistema de lectura cerrado. El sistema de lectura cerrado solo puede ser leído por las empresas que decida el fabricante del repartidor, por lo que ya nos están limitando nuestra capacidad de decisión. En caso que tengamos un sistema cerrado de lectura y no estemos satisfechos con la empresa que las realiza, solo puede ser sustituida por otra empresa que también sea designada por el fabricante y no la empresa que nosotros decidamos. Si nos decidimos por este sistema cerrado de lectura (personalmente no lo recomiendo) mi consejo es asegurarse con el fabricante de los repartidores que, en el caso de cambiar de empresa de lectura, el precio que pagamos al menos será el mismo por el que hemos llegado al acuerdo inicial de lectura de los repartidores.

En el caso de tener sistemas de lectura abiertos, los datos de nuestros repartidores pueden ser leídos por cualquier empresa del sector que disponga de los medios adecuados, esto nos beneficia como usuarios porque podemos comparar entre varias empresas el precio de lectura y decantarnos por la que mas nos convenga. Evidentemente yo me inclino por esta opción de sistema de lectura abierto porque nos beneficia como usuarios y siempre podremos obtener una mejora en las condiciones. Además si no estamos satisfechos con la empresa que nos realiza las mediciones, siempre podremos cambiar a otra empresa que nos de este servicio de lectura.

Premise radiator

Para finalizar, debemos de tener en cuenta quien nos va a realizar la venta y la instalación de los repartidores en nuestra comunidad. La venta nos puede llegar por una empresa independiente o por nuestro mantenedor de calefacción. En caso de decidirnos por nuestro mantenedor habitual para que sea nuestro proveedor del servicio de repartidores (venta, instalación y lectura) mi recomendación es que no liguemos el contrato de los repartidores al contrato de mantenimiento de calefacción. Es normal que nos ofrezca un importante descuento si nuestro mantenedor nos proporciona los repartidores, pero nos pedirá también a cambio un contrato a largo plazo de mantenimiento de nuestras instalaciones, con lo cual volveremos a estar atados como usuarios para romper un contrato a largo plazo en caso de no estar satisfechos con el servicio prestado.

De la misma manera puede ser un mantenedor distinto al nuestro el que nos ofrezca el servicio de los repartidores de costes (suministro, instalación y lectura) con unos importantes descuentos, a cambio hacerse con el mantenimiento de nuestras instalaciones por un periodo largo de tiempo, en este caso, si aceptamos y cambiamos de mantenedor, volvemos a estar atados como usuarios con un contrato a largo plazo. Lo podemos asemejar a realizar un contrato de telefonía móvil con una empresa a 8 – 10 – 12 años vista, ¿Quién lo hace? Seguramente pocos.

Resumiendo, me quedo con el alquiler de los repartidores que tengan sistema de lectura abierto y suministrados por una empresa independiente o por el mantenedor de la calefacción, pero desligando el contrato de mantenimiento de la instalación de calefacción del contrato de los repartidores de costes. Esto es lo que sostengo en las reuniones de comunidades de vecinos a las que asisto llamadas por las administraciones de fincas con las que colaboro.

Angel Antonio Romero

Soy Ingeniero Técnico Industrial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *