2

Los cuellos de botella

Vamos a introducir en este post que es un cuello de botella, y dedicaremos el siguiente post a realizar y explicar algún caso práctico de manera que el concepto quede mucho mas claro.

Decimos que en nuestra cadena de producción tenemos un cuello de botella cuando una fase de nuestro proceso productivo es mas lenta que las demás y eso ralentiza nuestro proceso de producción en general. Dicho de otra manera, un cuello de botella es una restricción de la capacidad del sistema que nos produce una caída considerable de la eficiencia. Es muy frecuente escuchar la frase que «una cadena es tan fuerte como su eslabón mas débil», esto quiere decir que la capacidad de nuestro proceso, será la definida por aquella etapa que tiene menor capacidad, es decir el cuello de botella (el proceso no puede ir mas rápido de lo que pasa a través del cuello de botella). Cuellos de botella se pueden producir por falta de personal, por averías de máquinas, por una mala gestión y equilibrado de líneas…

Normalmente un cuello de botella tiene un elevado inventario pendiente de procesar puesto que su velocidad es menor que los procesos anteriores. Debido al cuello de botella, las etapas siguientes del proceso van a sufrir retrasos en forma de tiempos de parada no deseados, nos van a reducir la productividad y nos van a generar, por tanto, un aumento de los costes.

Como queremos lograr un aumento de la productividad de la empresa, debemos detectar y conocer los cuellos de botella que tengamos y poder así gestionarlos de manera adecuada

cuellos de botella

Nuestro primer objetivo conocer cual es la velocidad de nuestro proceso que es la que nos va a proporcionar nuestro cuello de botella y adecuar la velocidad del proceso a la velocidad del cuello de botella. El siguiente paso es que esa velocidad sea la mayor posible.

Puedo poner como ejemplo el cuello de botella que teníamos en una de las plantas de producción en las que he trabajado. Aquí el problema lo teníamos porque el área de logística no era capaz de absorber y almacenar para expedir todo el producto terminado que le llegaba del área de producción.

La solución que tomamos fue reforzar a tiempo parcial el área de logística con el propio personal de producción. Nos ayudamos de la herramienta kanban. Con las tarjetas se determinaba cuando el área de logística dejaba de poder absorber lo que producía la planta y era en ese momento cuando el personal de producción asignado tenía que hacer el refuerzo del área logística y se realizaba el balanceo de la línea de producción para que esta quedase equilibrada.

Como he comentado al inicio, en una próxima entrada del blog pondremos un ejemplo práctico que nos hará entender todavía mejor que es un cuello de botella.

 

Angel Antonio Romero

Soy Ingeniero Técnico Industrial

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *