0

Ser Autónomo

Hoy no voy a escribir de ningún tema específico de gestión o de eficiencia energética. Este fin de semana, a través de las redes sociales, he tenido la oportunidad de leer un texto compartido por una amiga, y que hace referencia a los autónomos. Esta escrito por Luis Oncala (o al menos ese es el nombre que figura en la red social). Me ha parecido muy interesante porque algunas de las cosas que se indican de los autónomos, las hemos podido escuchar en multitud de ocasiones. Además da una visión de lo que es ser autónomo muy clara, que puede ser entendida por cualquiera, tanto por personas que trabajen de autónomos como por personas que trabajen por cuenta ajena. Por tanto en esta ocasión voy a poner el texto en su totalidad y espero que os guste. A mi por lo menos me ha gustado mucho

el-trabajador-autonomo

Autónomo: Dícese de esa persona que trabaja todo el día, pero todo el mundo dice «qué bien vives». Su salario depende únicamente de su trabajo, y a veces, muchas veces, no hay salario. Sus vacaciones realmente no son vacaciones. Son períodos de tiempo en los que decide no trabajar para descansar porque descansar es humano, en los cuales tampoco recibe compensación económica. Se supone que dentro de su salario, que muchas veces no hay, está ya metida la paga para las vacaciones. Es un superhéroe que nunca se pone malo y que tampoco se detiene si chispea, llueve o diluvia si hay que seguir tirando del carro.

Autónomo en muchos casos, es una persona que no puede ver lo que quisiera a su familia o amigos y cuando los ve no puede parar de pensar en el trabajo. No cobra plus de nocturnidad, ni cobra horas extras ni un euro más por ser día festivo. El autónomo es un tío o tía que está acojonado todo el día viendo las noticias porque según parece el partido tal o el partido pascual quiere subir un impuesto o quitar una ayuda, o…en fin. Un autónomo tiene que saber de derecho, economía, marketing, informática,de planificación estratégica, incluso en muchos casos hacer de psicólogo, coach o mentor para animar a sus tropas.

El autónomo es una persona que tiene que tener mucho cuidado en no equivocarse en una facturita porque no se te puede olvidar saberte el modelo 135, 560, el anexo 23 o el formulario Cetrespeo. En muchos casos, al autónomo se le ve como al verdadero libertador del pueblo, o a la esperanza de muchos que tiene que intentar rescatar el país porque muchos lo han destrozado y por un lado es hasta para sentir orgullo cuando los ciudadanos han perdido toda esperanza en bancos, políticos y grandes empresas, pero confían en ellos. Algunos autónomos ni siquiera comen ese día porque no les da tiempo, ni se echan siesta, ni su jornada laboral es de 8 horas. En algunos casos, pueden hasta deberle dinero incluso las instituciones públicas y eternizar estos cobros y tener que agachar la cabeza y buscar recursos hasta en cualquier parte, aunque la facturación haya sido increíble ese año. La presión puede ser muy grande cuando tu eres el jefe de los demás, incluso siendo tu mismo jefe porque de una decisión tuya o de una omisión puede depender toda la viabilidad de un proyecto.

Aún así, hay autónomos con grandes sueños, esperanzas y metas, con una pasión que roza incluso la locura para perseguir lo que ellos realmente quieren y cuando realmente quieres algo, no necesitas mil excusas o dificultades para decaer. También podríamos hablar de las cuantiosas cantidades que perciben en caso de desempleo o de la imposibilidad de recibir indemnizaciones por despidos, ya que no se pueden despedir a si mismos, nótese la ironía. Si al autónomo le va bien, o lo parece, siempre dirán «este o ese tiene que tener mucha pasta y que trabaja cuando quiere», pero si le va mal todas las personas se verán con la obligación de comentar que era una locura lo que hizo o que no sabía hacerlo, independientemente de que puedan ver o no su esfuerzo. En épocas de crisis, las personas sólo invitan a jugar al candy crush (humor), pero a los autónomos se les invita a crear, emprender, reciclarse…desde cualquier organismo sin pararse a pensar en la pregunta clave ¿de veras quiere esa persona ser autónoma? Nadie debería incitar a nadie a que emprendiera si realmente no le apetece o no quiere, o no le satisface, porque ser autónomo también debe verse como algo vocacional.

¿Parece difícil ser autónomo, verdad? Pues bien, cuando lo eres y subsistes, sientes mucha alegría y felicidad de ver tus proyectos realidad y se perdona todo lo demás. Es para sentirse orgulloso y estar contento.Espero que nadie vea en este escrito una reivindicación ideológica o política= porque no la hay, sino una demostración de cariño hacia todas esas personas que se levantan un día con una idea en la cabeza y deciden apostar todo por ella. Me quito el sombrero. Puede parecer algo difícil pero como dicen los superhéroes «el mundo nos necesita».

Angel Antonio Romero

Soy Ingeniero Técnico Industrial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *